COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

COSSPRA: “Uno de cada 333 chicos puede padecer sordera profunda”

Así lo aseguran desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de le República Argentina (COSSPRA), en el marco de la Semana de la Hipoacusia, que comenzó el 01/07 y se extenderá hasta el 07/07.

De acuerdo con cifras publicados por al Ministerio de Salud de la Nación, en Argentina nacen entre 700 y 2100 niños, por año, con problemas de audición.
La hipoacusia es la pérdida de la capacidad de percepción auditiva, sea  parcial o total. Sus causas pueden ser congénitas o adquiridas. En el primero de los casos, obedecen a factores hereditarios y no hereditarios o a complicaciones durante el embarazo y el parto; mientras que en el segundo, pueden provocar la pérdida de audición a cualquier edad. La otitis media crónica es una causa frecuente de pérdida de audición en los niños.
Según el grado, la pérdida de la audición se clasifica en hipoacusia leve -dificultad para oír susurros y algunas consonantes-,  moderada –con pérdida de información en las conversaciones-, severa -la persona no oye conversaciones en volumen normal-, y profunda o sordera –el paciente no oye la palabra y percibe solamente la vibración.
Desde el COSSPRA señalan que “uno de cada 333 chicos puede padecer sordera profunda y es crucial detectarla antes de los tres meses. Para nosotros su detección temprana en el recién nacido, a través del uso de otoemisiones acústicas como método de  screening, es la primera preocupación. Porque si esto no se detecta antes de los tres meses, cuando se le coloca el implante coclear, que todas las obras sociales provinciales cubrimos, el niño no logra adquirir el lenguaje suficiente. Ahí reside la importancia de su detección temprana y oportuna”.
Prevención
De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial aproximadamente el “60% de los casos de pérdida de audición son prevenibles”. En orden de prevalencia, estas causas en niños son:
·       infecciones como la parotiditis (paperas), sarampión, rubéola, meningitis, infecciones por citomegalovirus (varicela) y otitis media crónica;
·       complicaciones al nacer: asfixia del parto, bajo peso al nacer, prematuridad e ictericia;
·       uso de medicamentos ototóxicos en embarazadas y lactantes;
·       también existen otras causas que tienen menor incidencia en el total de los casos.
 
La OMS sugiere algunas estrategias de prevención tales como:
·       vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;
·       administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas;
·       prevenir las infecciones por citomegalovirus en mujeres embarazadas mediante una higiene correcta; efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas;
·       fortalecer los programas relativos a la salud materna e infantil, incluida la promoción de los partos sin riesgos;
·       seguir prácticas correctas de atención otológica;
·       en los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan;
·       evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico;
·       remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (antecedentes familiares de sordera, nacimiento con bajo peso,  asfixia del parto, ictericia o meningitis) a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico tempranos; y
·       reducir la exposición a ruidos fuertes mediante la sensibilización de la población sobre los riesgos que acarrean; promulgar y aplicar legislación apropiada; y fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental.
Fuente: COSSPRA.

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS

Acuerdo de trabajo conjunto entre COMRA y COSSPRA

Con el propósito de potenciar el accionar de ambas instituciones, se acordó trabajar en protocolos de atención terapéuticos a partir del Nomenclador Nacional COMRA y se puso a disposición la nueva edición del Formulario Terapéutico Nacional, que será presentado a las obras sociales provinciales en el próximo encuentro de COSSPRA. Además, se promoverá un convenio de cooperación para el alojamiento de pacientes derivados del interior en La Casa del Médico.