COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

El FIEM aprobó la "Declaración de Santiago"

En la Declaración final del VIII encuentro del Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM), en el cual participaron y disertaron los Dres. Carlos Jañez, Ignacio Berríos y Jorge Coronel, se puso énfasis en la  necesidad de dignificar la profesión médica, el acceso a los medicamentos y se debatió sobre el uso de las redes sociales en salud. 

El Foro Iberoamericano de Entidades Médicas (FIEM), que celebró su VIII Encuentro concluyó con la aprobación de la "Declaración de Santiago de Compostela", que recoge las principales propuestas consensuadas entre 15 países de ambos lados del Atlántico con el objetivo de dignificar la profesión médica y dotar al paciente del necesario protagonismo.
La Declaración de Santiago de Compostela, aprobada por unanimidad, recopila las principales conclusiones de cada una de las mesas que han configurado este VIII FIEM, en las que se han abordado temas tales como el  "Manual de estilo para médicos y estudiantes de Medicina sobre el buen uso de redes sociales, de la OMC; agresiones a sanitarios; violencia de género como determinante de la salud de la mujer; trata de personas y comercio de órganos; los médicos y la economía de la salud: gestión privada y gestión pública; protección social y aseguramiento. Seguro de responsabilidad civil; y política de medicamentos: medicalización de la vida.
Asimismo, y en base a esta temática, se procedió a la creación de seis grupos de trabajo: Sistemas sanitarios y Economía de la Salud; Ética médica; previsión social; Observatorio del medicamento; Observatorio de violencia de género; y Observatorio contra la violencia en el sector sanitario.
En relación a la temática de redes sociales se estableció que la responsabilidad profesional y ética en la gestión de la información y la comunicación web 2.0 ha de ser la misma que se ha de observar en cualquier actuación médica y ha de estar fundamentada en los mismos códigos deontológicos y respeto a los valores esenciales de la medicina.
Respecto al "Manual de estilo para médicos y estudiantes de Medicina sobre el buen uso de redes sociales" de la OMC, presentado, analizado y refrendado por unanimidad en el presente VIII Encuentro FIEM, fue adoptado como documento de referencia y se acordó incorporarlo a la Carta Iberoamericana de Ética Médica de 2013.
El tema de las agresiones despertó mucho interés por parte de los participantes en este VIII FIEM, acordándose establecer el Día Iberoamericano contra las agresiones a profesionales sanitarios, que se determinará con carácter anual, que incluirá la realización de diversas acciones conjuntas en el entorno FIEM, tales como la creación de un Grupo de Trabajo específico y permanente así como un Observatorio FIEM contra la violencia al personal sanitario a nivel de cada país y a nivel iberoamericano.
Dentro de este marco, se destacó la importancia de fomentar la denuncia, ampliar la formación e información a la población, así como la comunicación entre médicos y la necesaria colaboración de éstos con la Administración, como mecanismos, según la Declaración, que ayudan a combatir esta lacra, "siendo responsabilidad de las corporaciones médicas, sindicatos y asociaciones profesionales y organismos políticos proceder a su implementación".
El Foro FIEM elaboró, por otra parte, una declaración sobre violencia de género que incluye el compromiso de este organismo en profundizar, dentro de la carrera de medicina, en el conocimiento de la violencia de género desde la formación inicial pregrado hasta la especialización, a efectos de tomar las medidas de prevención y corrección pertinentes, estableciendo asimismo un Observatorio de violencia de género dentro de los países que integran el FIEM, facilitando su denuncia.
Asimismo, se estableció el compromiso de difundir dicha Declaración entre los colegios y órdenes médicas y las diferentes sociedades científicas y entidades integradas en el FIEM y asumir la necesidad de formación y capacitación de médicos y médicas y estudiantes  en el tema.
En el terreno de la gestión, los integrantes de dicho Foro se declararon en contra de la paulatina privatización de los sistemas de salud por parte de algunos gobiernos. La colaboración público privada en la provisión de ciertos servicios de salud puede ser una estrategia útil y necesaria en algunas circunstancias que debe en todo caso agregar calidad y equidad a la prestación
Asimismo, se corroboró que la participación de los profesionales en la gestión es clave para obtener los mejores resultados en el uso adecuado de los recursos y en una  asistencia de calidad y la seguridad de los pacientes.
En el apartado de aseguramiento profesional se entendió como condición básica que a los profesionales médicos les deben defender instituciones médicas a través de distintos mecanismos, pero predominantemente instituciones regidas y participadas por profesionales de la salud.
Además, se consideró fundamental que las profesiones sanitarias, especialmente la médica, intervengan, participen y gobiernen el aseguramiento de la responsabilidad civil profesional por errores y efectos adversos; lo contrario pondría en claro riesgo el correcto ejercicio de la profesión estimulando la medicina defensiva y la insostenibilidad de los Sistemas Nacionales de Salud.
El FIEM concedió suma importancia a la mejora de la política del medicamento, a partir de una serie de premisas reflejadas en esta Declaración de Santiago (ver texto íntegro adjunto). Así, considera que "desde una perspectiva ética toda nueva terapia o tecnología útil, superior a la anterior, debería ser incorporada a un precio justo siempre que no se comprometan otras necesidades de la sociedad".
En línea con lo anterior, en la aprobación de nuevos medicamentos debe garantizarse que representan alternativas eficaces y seguras, evitando la inclusión de nuevos fármacos que no hayan demostrado tales cualidades.
Se remarcó, además, la necesidad de implantar la trazabilidad y con ella el seguimiento singular de cada envase de medicamento que permita asegurar fabricante, procedencia, distribución, prescripción y dispensación de cada envase y evitar los casos de corrupción y fraude en el sector de la distribución y dispensación de medicamentos así como la venta de falsificaciones.
Asimismo, como se estableció, los derechos y beneficios de las patentes no pueden estar por encima de los resultados en salud ni del valor de la vida.
En relación a otro de los temas tratados, el de la trata de personas y comercio de órganos, se instó a que las diferentes legislaciones tengan un estándar internacional sobre trata de personas y comercio de órganos que permita un comportamiento homogéneo en todos los países  y, contarse además, con un banco de datos que favorezca el establecimiento de un mecanismo de control más efectivo. Desde el FIEM se considera necesaria la cooperación internacional para erradicar la trata de personas, fortaleciendo los controles fronterizos.
Se expuso, además, que entre los diversos medios e instrumentos de lucha contra la compraventa de órganos, la de identificación genética puede tener un papel primordial. Programas de identificación genética como DNA-PROKIDS generan una base de datos de ADN de los niños encontrados fuera de su hogar, para compararlos con ADN de los familiares (básicamente madres) que denuncian la desaparición de los menores. El papel del médico es fundamental en el uso de la identificación genética contra la trata de niños, según se indicó.
Una consideración final fue la de instar a los gobiernos a que trabajen conjuntamente con los profesionales médicos e instituciones dedicadas a las personas con Síndrome de Down y otras discapacidades para apoyar programas de salud específicos como el Programa Iberoamericano de Salud para Personas con Síndrome de Down, propuesto por la Federación Iberoamericana de síndrome de Down (FIADOWN), y presentado en dicho encuentro.
Por último, en el plenario se decidió por unanimidad, además de mantener los encuentros anuales, iniciar el proceso de integración de Portugal y España en la estructura jurídica de la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (COMFEMEL).
El FIEM, fundado en 2007, con el propósito de crear un espacio de intercambio permanente para cooperar, comunicar y buscar consenso sobre ética médica y competencia profesional, está integrado por la Confederación Médica Latinoamericana y del Caribe (CONFEMEL)  a la que pertenecen los países de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, México, Panamá, Paraguay, Perú República Dominicana, Uruguay y Venezuela además de las organizaciones médicas colegiales de España y Portugal.
Acceda a la  "Declaración Santiago Compostela:

Declaración VIII FIEM

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS