COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

Judicialización del Acto Médico: “La mayoría de las demandas presentadas, no llegan a sentencia”

El Dr. Ernesto Luezas, asesor jurídico del Colegio de Médicos de la Provincia de Santa Fe (2da. Circ.), analizó el impacto de una demanda por mala praxis en la labor profesional, los escenarios más frecuentes en los cuales se recurre a la vía judicial.

“Los casos de judicialización se mantienen estables en relación a la proporción de actos médicos realizados”, dijo el Dr. Ernesto Luezas, asesor jurídico del Colegio de Médicos de la Provincia de Santa Fe (2da. Circunscripción), mientras especificó que “si no se restablece una adecuada relación con el paciente, será difícil disminuir significativamente estos planteos judiciales”.
 
- ¿Cuáles cree que son los factores por los cuales las decisiones de índole médica se debaten en el ámbito judicial?
La gente tiende a negar la enfermedad y la muerte, y en caso de ocurrir alguna de ellas, transfiere la culpa o responsabiliza por estos hechos al que tiene más cerca, o sea, al médico. Por este motivo, las demandas no dejan de presentarse, aunque muchísimas de ellas no prosperan en el ámbito judicial.
Además hay que tener en cuenta que la población, por razones culturales, cada vez reniega más de la muerte y la vejez. Este endiosamiento hacia la juventud y la vida eterna conspira contra los médicos, porque si ellos pierden la batalla se los tilda automáticamente de responsables de la falta de cura, del empeoramiento de la salud o del fallecimiento del paciente.
 
- Un factor emergente es la violencia hacia el equipo de salud…
La violencia que se produce en todo el país contra los médicos es la forma más incivilizada de demostrar la impotencia que se genera ante un desenlace fatal. En términos menos agresivos, están las demandas que permiten canalizar esa “bronca” pretendiendo que los jueces sean una suerte de “vengadores” por la muerte del paciente, aunque hubiera tenido 90 años y un cáncer terminal. Nadie quiere hacerse cargo del fin del ciclo de la vida y cuando esta expira, y hay un médico de por medio, la tendencia actual es endilgarle alguna responsabilidad. Muchas veces queda en la declamación, pero no son pocas las demandas promovidas por esta razón.
La llamada “mala praxis” es multicausal, hay que tener en cuenta la caída en la escala social del médico. En la actualidad se pone todo en discusión, hasta la decisión médica se discute luego de que los pacientes consulten el tema y busquen información por Internet.
 
Especialidades
- ¿Cuáles cree que son las especialidades o profesionales a los que más alcanza esta situación?
Las especialidades más perjudicadas son: obstetricia o tocoginecología, cirugía, traumatología, luego anestesiología y la de más baja incidencia es terapia intensiva.
En el caso de obstetricia, lleva el primer lugar porque ante la espera de un nacimiento, no cabe en el imaginario social la posibilidad de una muerte o un accidente incapacitante. En menor grado esto sucede en especialidades como  cirugía, en traumatología y anestesia, ya que se presupone antes del acto quirúrgico una mejoría o sanación completa del enfermo, pero si se frustra esa esperanza, será el médico el responsable. Con esto no quiero encubrir verdaderos casos de mala praxis, pero en términos generales de las demandas presentadas, la inmensa mayoría no llega a sentencia porque no tienen entidad para condena.
 
- ¿Cuáles cree que son los factores y recursos a optimizar para que se revierta este escenario?
En mi opinión, es necesario que se ejecute un programa de salud serio, donde se establezcan sistemas de formación coherentes, con guardias de 8 o 12 horas como máximo, y no de 24 - y hasta de 48 hs. seguidas - como en la actualidad; donde se jerarquice el trabajo médico retribuyéndose con honorarios dignos que posibiliten al profesional realizar exámenes a conciencia y no la atención a destajo, donde un médico por imposición de sus empleadores o sanatorios debe atender 10 consultas por hora sin revisarlos y casi sin mirarlos; y donde se priorice la salud del paciente y no la economía de los efectores de salud. Hasta tanto no se revise el actual sistema y se ponderen seriamente nuevas reglas de juego entre el paciente y el médico, no se resolverá el tema de la mala praxis.
A modo de ejemplo, el Dr. Luezas comentó que “en Rosario es muy común que las Obras Sociales deriven sus pacientes a determinados sanatorios, pero con el tiempo cambian de efectores y ordenan a sus afiliados que a partir de cierta fecha deben concurrir al nuevo Sanatorio. De esta forma, el paciente debe dejar su anterior médico para buscar uno nuevo y así sucesivamente. Esto quiebra cualquier intento de una buena relación Médico-Paciente”.
 
Ejercicio profesional
 
-¿Cómo ha cambiado la relación médico-paciente en los últimos años?
Creo honestamente que ha desmejorado, antes la dedicación del médico con el paciente era mucho mayor, le dedicaba más tiempo, escuchaba sus preocupaciones, atendía sus reclamos y actuaba en consecuencia; después de tocarlo, oscultarlo y palmearlo.
Hoy al paciente, en términos generales, no se lo toca (o se lo toca poco), ni se lo palmea, ni se lo escucha demasiado. Pasa a ser un número de historia clínica con poca carga afectiva, y esto es negativo porque también desde el lado del paciente no se produce una empatía.
En los pueblos del interior de la provincia son muchísimas menos las demandas de mala praxis, proporcionalmente hablando, de las que suceden en Buenos Aires, Rosario o en cualquier ciudad grande, donde hay más despersonalización de la medicina. Al viejo médico de cabecera o de pueblo es muy difícil que le hagan una demanda por mala praxis, debe mantenerse el contacto vivencial para hacer retroceder las demandas.
 
- En cuanto a financiación, ¿Cómo se logra un equilibrio y la sustentabilidad del sistema?
Hay que invertir mucho en salud, en Rosario hay un buen entramado a nivel municipal y provincial para la atención en el sector público, pero aún así es insuficiente, ya que cada vez son más las personas que carecen de una cobertura privada y acuden a los hospitales públicos.
Los sanatorios y hospitales privados están demasiado preocupados en salvarse de un concurso o una quiebra como para potenciar una mejor salud a sus pacientes. Este es el caso de la contratación de médicos de guardia, son en su inmensa mayoría recién recibidos, a quienes se les paga una retribución inferior al honorario ético establecido por el Colegio de Médicos y los dejan solos para resolver las patologías de todo tipo. Sucede esto porque son “baratos”, ya que hay miles de jóvenes médicos esperando para hacer una guardia que les retribuya un dinero mínimo para subsistir. De esta forma, el sistema se va descomponiendo.

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS