COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

“La relación médico-paciente se trata de un estado de respetuosa igualdad con roles definidos”

Por el Dr. Ignacio Berrios, Presidente de la Federación Médica de Mendoza.                            

Si analizamos la evolución de las condiciones del ejercicio profesional, fácilmente puede observarse que la situación del médico ante la sociedad no sólo mantiene una conceptualización importante por la función que cumple, sino también por el modo cómo realiza su labor, reconociendo en el profesional valores éticos, científicos y morales que lo ubican en los primeros escalones en la escala de consideración social. Ni el extremadamente prejuicioso, sensacionalista y superficial tratamiento de situaciones en las que un acto médico es enfocado por los medios de comunicación, ni la exagerada judicialización de las prácticas, ni la absurda transferencia de responsabilidad que repetidamente debemos enfrentar cuando el poder político utiliza al médico para "investigar hasta las últimas consecuencias y castigar a los responsables" de actos que son directa consecuencia de la falta de políticas, recursos, normas o insumos. Ninguno de estos factores u otras situaciones similares han hecho mella en la alta imagen que la inmensa mayoría de nuestros pacientes conservan de los profesionales.
En la actualidad, la relación médico-paciente no se relaciona con la posición exagerada de status social de antaño, sino con un estado de respetuosa igualdad con roles definidos y con el médico multiplicando su esfuerzo para cumplirlo no sólo eficientemente, sino con cada vez mayor responsabilidad social.
Que no nos lleve a la confusión la delictiva actitud de los mercaderes del enjuiciamiento, la irresponsabilidad de los medios sensacionalistas, ni la crónica indiferencia de la política por los problemas de la salud. Sólo hay dos protagonistas en la relación medico-paciente.
 Si ejercemos nuestra profesión con los valores que fundamentaron nuestra vocación, que pudimos ver en las enseñanzas de nuestros maestros y que exaltan nuestra propia valoración cuando los practicamos, recibiremos la justa y adecuada recompensa por añadidura.

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS