COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

“Los médicos no van a padecer la incertidumbre de alguna demanda antojadiza de mala praxis”

La Dra. Noemí Nicolau, miembro de la Comisión Asesora para el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación,  analizó las principales modificaciones que incorpora la normativa en la labor del médico.

Los médicos, como todos los ciudadanos, son alcanzados por el Código civil y Comercial de la Nación en casi todos los actos de su vida personal. En cuanto a su actividad profesional, las reformas introducidas por el nuevo código podrían agruparse, entre otros, en dos grandes sectores. a) en la relación médico-paciente y b) en su calidad de socio si constituye con otros profesionales de la salud una sociedad comercial.
 
En la relación médico paciente el nuevo Código introduce normas que complementan o modifican la ley de derechos de los pacientes Nº 26.529. Esta ley queda vigente, salvo aquéllos artículos que son modificados por el nuevo código en su Libro I Capítulo 3: Actos y derechos personalísimos.
Como se indica, en este capítulo se insertan el derecho personalísimo al respeto a la dignidad personal, a la imagen, a disponer del propio cuerpo y de sus partes renovables con límites (art.56). Se regula el denominado consentimiento informado (art. 55, 58 y 59).  Se prohíben las prácticas destinadas a producir alteraciones genéticas del embrión que se transmitan a su descendencia.
Se establecen reglas para las investigaciones en seres humanos y se regulan de manera diferente a la ley de Derechos de los pacientes las directivas médicas anticipadas. Se tienen por no escritas las cláusulas de una directiva anticipada que suponga una solicitud de práctica eutanásica, con lo cual, de modo indirecto el legislador hace saber que en nuestro país la eutanasia activa está prohibida.
Asimismo se modifica el régimen de capacidad de las personas y además se incorporan normas que complementan y modifican la ley de salud mental, que también queda vigente. Está claro que la persona es mayor de edad desde que cumple 18 años y a partir de allí ejerce por sí mismo todos sus derechos, no tienen representación ni apoyo alguno, salvo que tenga capacidad restringida o incapacidad.
Según el nuevo régimen el profesional médico tiene que saber ahora que los niños y adolescentes tienen un régimen especial para el ejercicio de los derechos sobre su propio cuerpo. Durante la menor edad hay dos etapas en la vida de la persona; hasta los 13 años es niño y de los 13 a los 18 adolescente. El nuevo código diferencia a su vez dos etapas en lo que refiere a los derechos sobre el propio cuerpo, entre 13 y 16 años y a partir de los 16 años.
El artículo 26 dispone que el menor de edad tenga a cualquier edad derecho a participar en las decisiones sobre su persona. De modo que toda cuestión relativa a la salud de un niño debe tratarse con la participación de él.
Entre los trece y dieciséis años se presume que tiene aptitud para decidir por sí respecto de aquellos tratamientos que no resultan invasivos, ni comprometen su estado de salud o provocan un riesgo grave en su vida o integridad física. Si se trata de tratamientos invasivos que comprometen su estado de salud o está en riesgo la integridad o la vida, el adolescente debe prestar su consentimiento con la asistencia de sus progenitores; el conflicto entre ambos se resuelve teniendo en cuenta su interés superior, sobre la base de la opinión médica respecto a las consecuencias de la realización o no del acto médico.
Pero a partir de los dieciséis años el adolescente es considerado como un adulto para las decisiones atinentes al cuidado de su propio cuerpo, de modo que el profesional médico debe tratar directamente con el menor sin requerir la presencia de su representante legal.
 
El Código incluye también algunas pocas normas específicas para los equipos médicos que trabajan en los métodos y técnicas de procreación asistida. Por ejemplo, se exige recabar y renovar el consentimiento previo, informado y libre de las personas que se someten al uso de las técnicas de reproducción humana asistida. Ese consentimiento debe protocolizarse ante escribano público o certificarse ante autoridad sanitaria.

Responsabilidad Profesional
Quizás lo que más suele preocupar a los médicos es el régimen de la responsabilidad civil. En ese sentido parece que hay dos cuestiones importantes. La primera es que, como regla, quien alega culpa o dolo debe probarlo, salvo que el juez distribuya la carga de la prueba de manera diferente ponderando cuál de las partes se halla en mejor situación para aportarla para lo cual debe hacer saber a las partes del juicio que va a aplicar ese criterio. La segunda es que se acorta a tres años el plazo de prescripción en las acciones de responsabilidad civil.

·  La disminución en los plazos de prescripción de demandas profesionales a 3 años, ¿Cree que bajará la cantidad de juicios por responsabilidad profesional?

Puede suceder que se reduzca el número de demandas en el primer tiempo de vigencia del nuevo código, cuyo artículo 2561 establece que el reclamo de la indemnización de daños derivados de la responsabilidad civil prescribe a los tres años, porque muchos reclamos no puedan interponerse porque las víctimas no conozcan este acortamiento de los plazos y consulten cuando ya no puedan interponerse los juicios. Pero luego, cuando se generalice en la población el conocimiento del nuevo plazo de tres años para reclamar por mala praxis las demandas serias se interpondrán en tiempo.
En mi opinión, la importancia de este acortamiento de los plazos es que los profesionales médicos no van a padecer durante el largo plazo de diez años la incertidumbre acerca de si se interpondrá o no contra ellos alguna demanda antojadiza de mala praxis. Puede suceder, también, que baje el costo de los seguros.
 
En cuanto al médico socio de una sociedad comercial que presta servicios de salud el nuevo Código ha incorporado reformas en el régimen societario que son específicas, y no interesan tanto en cuanto a los problemas que directamente puede tener el médico en su práctica profesional.
  A mi parecer son todas modificaciones que adecuan las normas legales a las reglas éticas ya conocidas y responden, aunque sea parcialmente, a problemas que se vienen presentando en la relación médico paciente en los últimos años.
Parece que desde el Derecho privado se han abordado algunas reformas y no son muchas las cuestiones que quedan pendientes (por ejemplo, habría que resolver legalmente lo vinculado a la procreación asistida y a las practicas ortotanásicas o distanásicas).
Probablemente los principales problemas de nuestros profesionales médicos se encuentren hoy pendientes de una mejora sustancial de las políticas públicas en materia de salud, temas que escapan al Derecho civil y comercial.
 

Principales artículos del nuevo Código Civil relacionados con la actividad médica

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS