COMRA

CONFEDERACIÓN MÉDICA DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Prensa

Opinión. La política de precios de medicamentos en Argentina

Por el Dr. Adolfo Sánchez de León. Médico. Especialista en Salud Pública. Presidente de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP).

En el reciente congreso internacional denominado “Pharmaceutical Policies in the National Health Policy - Academic week of the Graduate Program in Medicines and Pharmaceutical Assistance” organizado en Belo Horizonte, por la Universidad de Minas Gerais y el Centro Colaborador del SUS (CCaTES), representantes de diferentes organizaciones expusieron sobre las políticas de medicamentos que se desarrollan en sus respectivos países, y coincidieron en torno a la preocupación por los precios de los medicamentos y el gasto creciente que esto significa.

EL MERCADO DE MEDICAMENTOS EN LA ARGENTINA
El de los medicamentos, en nuestro país, es un mercado complejo que presenta innumerables aristas que lo transforman en uno muy particular. Desde el punto de vista de la producción industrial es un sector que genera unos 120.000 puestos de trabajos directos e indirectos. Son unas 230 empresas que facturan más de 105.000 millones de pesos anuales, exporta por unos 18.000 millones de pesos e importa por unos 40.000 millones. La industria nacional es muy importante, con presencia fuerte en otros países con productos de calidad y con creciente inversiones en productos biológicos y biosimilares.
Desde el punto de vista de la población, el medicamento significa un bien esencial (cada vez más) para el tratamiento de enfermedades y al mismo tiempo, un gasto importante en la canasta familiar especialmente en aquellas familias de menores ingresos en donde la proporción de éste es mayor. Desde el punto de vista de la salud pública, presenta también las dos facetas de bien esencial para los programas y al mismo tiempo un problema en cuanto costos crecientes de nuevos medicamentos, discontinuidad en la producción de muchos “viejos” medicamentos, falta de formulaciones pediátricas, creciente automedicación con sus consecuencias de números crecientes de internación, fallecimientos por esta causa, resistencia bacteriana, etc. 
Por estas y otras razones es que resulta complejo un abordaje a esta problemática.

PRINCIPALES DIFICULTADES PARA ESTABLECER UNA POLÍTICA DE PRECIOS DE MEDICAMENTOS
Muchos son los motivos que dificultan el desarrollo de una política de precios de medicamentos. En primer lugar, la gran fragmentación y segmentación del sistema de salud en donde existen innumerables compradores de medicamentos que negocian separadamente y debilitan la demanda: más de 280 Obras Sociales (Seguros de Salud de los Trabajadores), 24 provincias, 24 Obras Sociales provinciales, el PAMI, Hospitales y clínicas privadas, municipios, etc.
Por el contrario, la oferta desarrolla políticas y estrategias en bloque. Los laboratorios medicinales se agrupan principalmente en tres cámaras que negocian en forma conjunta (Farmalink con el PAMI por ej.) lo cual les permite un mayor poder de negociación y muchas veces fijar el precio. 
La función de Evaluación de Tecnología está fragmentada y extremadamente débil. En muy escasa medida la ejercen la ANMAT y la Superintendencia de Servicios de Salud y el PAMI en contadas ocasiones. 
La gran judicialización existente en este campo está impactando fuertemente en el gasto de los financiadores y dificulta también el establecimiento de una política de medicamentos.
El gasto de bolsillo es alto producto del copago, los medicamentos de venta libre OTC, y la gran medicalización existente (prescripción médica y automedicación). 

ALGUNAS INICIATIVAS
Algunas de las iniciativas desarrolladas o en carpeta son:
Superar la fragmentación: Realizar compras centralizadas para bajar los precios de medicamentos provistos por el Estado y de entrega gratuita a pacientes. Se trata de la unificación de los principales compradores. La primera experiencia fue la compra conjunta de hemoderivados (Factor 8) de los grandes compradores de este producto (Ministerio de Salud de la Nación, PAMI, IOMA, Superintendencia de Servicios de Salud) a través de una licitación pública internacional en donde se presentaron 7 oferentes, lográndose un ahorro de más de 70 millones de dólares sólo en ese producto. 
Se proyecta una estrategia similar próximamente para los Oncológicos previéndose un ahorro tres veces superior. Esta estrategia podría ser el embrión para lograr en el mediano plazo un Seguro Nacional de Enfermedades Catastróficas que centralice la compra de medicamentos de alto precio y otros insumos.
Cambios en el principal contrato del Estado con la industria: El PAMI compra, desde hace más de 25 años, a través de un convenio directo con la industria. Un nuevo contrato se ha firmado que establece la rebaja del 5% en mostrador, a partir del 1° de abril, para medicamentos ambulatorios, sobre el precio vigente al 28 de febrero. Un descuento de 46%, 63% y 70% según el caso en los medicamentos oncológicos y tratamientos especiales que compra el PAMI. 
El precio de venta al público de cada producto vendido vía PAMI se actualizará trimestralmente, con un aumento máximo de un 70% de la variación del índice de precios al consumidor para el trimestre anterior publicado por el Indec.
Crear la AGNET (Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología Médica). En la actualidad está en estado de proyecto de ley. En ese sentido se creó recientemente, la Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud en el ámbito del Ministerio de Salud. 
Observatorio de Precios de medicamentos de la Seguridad Social: Analiza los precios a los cuales compran cada Obra Social y establece precios de referencia a partir de los precios más bajos conseguidos.

CONCLUSIONES
El gasto en medicamentos dentro del gasto total en salud es muy alto y en constante crecimiento. El gasto público en medicamentos también viene creciendo sostenidamente por la incorporación de tecnología (nuevos medicamentos biológicos) y por la gran judicialización existente entre otras cosas.
El precio de los medicamentos impacta fuertemente en la canasta familiar y es un componente importante de la inflación. La gran fragmentación y segmentación del sistema de salud sumado a las estrategias de alta concentración de la oferta hacen muy dificultosa establecer una política de medicamentos unificada.
Este gobierno ha tomado diferentes iniciativas importantes desde el punto de vista político y económico, con el difícil objetivo de desinflar el precio de los medicamentos para contribuir a controlar la inflación, bajar el gasto público, eliminar el déficit fiscal y mejorar el acceso para disminuir el gasto familiar. 



 

ÚLTIMA EDICIÓN

NOTICIAS RELACIONADAS